Ir al Contenido

 

La democracia consiste en el Gobierno del Pueblo, de la Ciudadanía. Mientras la democracia funciona, los Ciudadanos adoptan decisiones libres y votan a otros Ciudadanos directamente o agrupados en colectivos electorales. Y los más votados se convierten en representantes de la soberanía popular, y eligen gobierno.

Pero cuando la democracia no existe, porque los primeros partidos que llegaron al poder en la transición, traicionaron la Soberanía popular, aprobando las leyes electorales que sufrimos, que no tienen como prioridad el imperio de la libre Soberanía del Pueblo, sino que tienen como prioridad la garantía de alternancia en el poder de los mismos partidos que aprobaron esas leyes. Entonces estamos ante un golpe contra el Estado, perpetrado por grupos de intereses que conspiran contra la legítima voluntad de la Ciudadanía, voluntad reprimida mediante una legislación partidista y oligárquica, y unos medios de información sometidos en su mayoría.

Cuando la democracia está sometida y amenazada, los Ciudadanos no podemos caer en la trampa de la falsa democracia y continuar separados por ideologías. Acaso si la democracia sufriera un golpe militar, no dejaríamos los demócratas las ideologías a un lado para unirnos en la defensa de la Soberanía popular? Cualquier minoría, militar, civil o financiera, que mediante la violencia o mediante el sometido legislador usurpa la Soberanía del Pueblo, está cometiendo un golpe contra el Estado.

Cuando la democracia peligra, si el Pueblo Soberano no tiene el control, entonces la democracia ya no puede consistir en permanecer separados por ideologías, lo que se convierte en una trampa y una carrera por y hacia las prebendas de la “clase política”. Cuando la democracia es la prioridad, los Ciudadanos demócratas deben unirse de forma ordenada y pacífica, tengan la ideología que tenga cada uno, en una sola Plataforma electoral, que como plataforma será transversal, democrática. En una Plataforma que no será ideológica sino táctica, que tendrá como objetivo sumar apoyo electoral, llegar por las urnas al poder legislativo y cambiar las bases de este injusto Sistema aplicando los siguientes OBJETIVOS:


Primer año de mandato de la Plataforma Ciudadana Electoral:
 

Adoptar de forma inmediata todas las medidas necesarias para que ni un solo Ciudadano se quede sin comer cada día, ni un solo Ciudadano duerma en la calle, ni un solo Ciudadano no tenga asistencia sanitaria, con especial cuidado de los niños, mayores y enfermos. Aplicaremos para ello el principio de prioridad y ejemplaridad en los presupuestos, es decir: primero atenderemos estas necesidades básicas de la población, y luego se atenderán por orden de importancia las demás prioridades del Estado. El pago de “la deuda” no será una prioridad por encima de razones humanitarias.

Cambiar el actual Sistema electoral oligárquico por un sistema de participación democrática en el que realmente decida la Ciudadanía,

Voto en blanco representado en el Parlamento,

Supresión del sistema único de listas cerradas, deberán ser abiertas o combinando ambos modelos

Separar los poderes del Estado,

Garantizar la información libre,

Poner a disposición de la justicia a quienes han conspirado contra la Ciudadanía y recuperar cuanto han robado al Pueblo, sin límite en la jurisdicción ni en el tiempo,

Anular los indultos a banqueros y políticos condenados por los tribunales,

Auditar de forma independiente las verdaderas cuentas del Estado, y las cuentas que nos imponen desde el exterior del Estado condicionando nuestra vida, nuestra soberanía,

Auditar las cuentas de las corporaciones que tengan presupuestos equivalentes o superiores al del propio Estado,

Tipificar como delito de Conspiración Criminal contra el Estado el intento de cualquier corporación de poder, de suplantar la democracia e intentar dirigir ellos los intereses del Estado para su interés.

Democratización de las corporaciones cotizadas en los mercados de valores.

Supresión de la “clase política” como “clase” y de todas sus prebendas, el Estado se sostiene en las administraciones públicas formadas por Ciudadanos trabajadores de lo público, dirigidas por los Representantes del Pueblo que serán Ciudadanos de vocación elegidos libremente por sus conciudadanos.

Los Representantes de la Ciudadanía, en base al principio de vocación, sólo podrán recibir salario y dietas cuando se justifique, caso a caso, respecto a la función ejecutiva política que desempeñen, su situación laboral y residencia en la que la Ley garantizará que no se vean perjudicados.

Supresión de forma retroactiva de las pensiones millonarias para ex políticos, devolución de las pensiones de quienes las recibieron al tiempo que percibían ingresos privados.

Incompatibilidad para los familiares de los Representantes de la Ciudadanía que no podrán ocupar puestos en las Administraciones bajo influencia del político o su organización.

Cierre de todas las centrales y cementerios nucleares en el plazo de 8 años.

Protección de los derechos de los animales, que tienen derechos porque los Ciudadanos queremos que los tengan.


Segundo año mandato de la Plataforma Ciudadana Electoral:

Habiendo llegado al poder legislativo mediante el Sistema no legítimo de la partitocracia, habiendo cambiado ese Sistema durante la primera parte del mandato, procede convocar elecciones con el nuevo sistema democrático que permitirá participar libremente a la Ciudadanía, quién elegirá los nuevos Parlamentos, asambleas que elegirán a los nuevos Gobiernos, y las modificaciones que libremente estimen en la configuración del Estado.


Regresar al contenido | Regresar al menú principal